Jun 19



El otro día @oriolfb publicó un post vía twitter, en inglés,sobre lo perjudicial que podía ser este plugin de WordPress llamado SEO Smart Links. Y este lo que comentaba era que tu web se convertía en un reguero de hormigas que circulaban por tu web, imagino que en busca de tus migas de pan 😛 O granja de enlaces.

Y si, realmente este plugin de WordPress puede hacer mucho daño a tu web pero siempre viene dado por una mala configuración y por dejar abiertas demasiadas variables.

¿Por qué digo esto?

Realmente el plugin te permite limitar la cantidad de enlaces a ubicar e incluso controla el no repetir criterios por lo que puede ser realmente interesante si se configura bien. El problema muchas veces es la configuración, y sobre todo la ambición nuestra de tener más y más links. Una obsesión que acaba siendo un problema más que un factor positivo.

Ahora bien, también entra un factor humano importante, y es que la redacción humana en ocasiones no es tan perfecta, o mejor dicho, no piensa en la distribución natural de estos enlaces internos . Me refiero a que muchas veces iniciamos los artículos con los mismos criterios y por lo tanto siempre se ubican los mismos enlaces hacia las mismas páginas.

Pero, ¿Quién dijo que no puedas modificar tu plugin y adaptarlo mejor a tus necesidades?

Por ejemplo, se puede aplicar un random de URL’s a la misma keyword. Pero no es la única idea creativa que pueda reajustar la viabilidad de dicho plugin.
Sin embargo uno de los mayores problemas no viene dado por el plugin, sino por el sentido común de la gente que aplica SEO a muchos proyectos. Especialmente se da en agencias SEO que no tienen ningún tipo de criterio y deciden ubicar las URL’s de sus clientes en este plugin para que automáticamente gane varios links.

Ojo! Gane links en post nuevos y en los antiguos! Con lo cual no queda muy natural que un post/artículo se actualice únicamente con la inclusión de enlaces.

Vale, ¿Y si se va el cliente? Sencillo, quitan las URL’s del plugin para quitar todos los enlaces y así el cliente pierde el posicionamiento habiendo pagado durante un tiempo para prácticamente nada. Pero también hay que darse cuenta que la red queda marcada.

Si yo puedo ver que se trata de una compra/venta de enlaces, Google también puede hacerlo. Y no solo se verá afectada la empresa SEO que aplica estás técnicas, sino que podría perjudicar también al excliente. Es por ello que hay que tener mucho cuidado donde se contratan los servicios SEO ya que, aunque la meta es la misma, el camino a recorrer no siempre es seguido por igual.

Si en la F1 ganas posición comiéndote una chicane, te penalizarán con un “drive through”, pero también te pueden sacar la bandera negra y descalificarte/banearte.

Aquí es lo mismo, hay diferentes caminos para llegar al TOP1, unos White hat SEO y otros black hat SEO. Pero entre ellos hay una escala de grises muy variada. Y como suele ser una norma, el desconocimiento de las normas no exime de su cumplimento.

Así pues… Sentido común y meditar las consecuencias de nuestras acciones siempre.